Tarjetas de crédito

A continuación puedes comparar y elegir la tarjeta de crédito que se adapte mejor a tus necesidades:

 


Bankintercard

Bankintercard

Límite: 5000 Eur
Asignación: Inmediata tras contratar
Ventajas: Gratis, sin cambiar de banco, pago flexible, servicio PuenteCash, segunda tarjeta gratis

Más Información

 

 

ViaBuy Mastercard

ViaBuy

Límite: Tarjeta prepago
Asignación: 100% a residentes de la UE. Cuota de 69,90 Eur
Ventajas: Sin pruebas de ingresos ni recibos de nómina

Más Información


Wi Zink

Wizink

Límite: Depende del titular
Asignación: Inmediata tras contratar
Ventajas: Gratis, sin cambiar de banco, 25 Eur de regalo tras la primera compra, pagos aplazados, descuentos en establecimientos, seguros de compras y viaje

Más Información

 

Visa EVO Finance

Evo Banco

Límite: 5.000 Eur
Asignación: Inmediata tras contratar
Ventajas: Pago flexible.

Más Información


Krediti Tarjetas

Krediti

Límite: 10.000 Eur
Asignación: Inmediata tras contratar
Ventajas: Te proponen la tarjeta más adecuada

Más Información


 

Las tarjetas de crédito son un medio de pago alternativo al dinero en efectivo, las transferencias bancarias o los cheques y además son una alternativa de financiación frente a los créditos rápidos. Además muchas compañías y entidades te ofrecen tarjetas de fidelización con las que conseguir, descuentos o promociones especiales. La mayoría de tarjetas de este tipo no necesitan que contemos con una cuenta en el mismo banco de la entidad, sino que podemos asociarlas al banco con el que trabajemos habitualmente, que es donde se realizarán los cargos. Esto nos permite utilizar las tarjetas de nuestro banco en sus cajeros asociados y las tarjetas de crédito externas en otros cajeros, y poder sacar dinero de cajeros sin cargo ampliando el rango de cajeros. Es una opción a tener muy en cuenta a la hora de viajar.
Los dos tipos principales que puedes encontrar son las tarjetas de débito y las tarjetas de crédito y cada vez más las tarjetas prepago.

Como forma de financiación a largo plazo no son una alternativa recomendable, ya que los intereses aplicados al capital financiado suelen ser altos, pero pueden utilizarse para los gastos corrientes liquidados a final de mes y para solventar necesidades de crédito puntuales.